domingo, 15 de marzo de 2009

Fallas asimétricas




Permitirme un comentario fallero, de una falla que conozco bien, la de la plaza de Mossén Milà, en el barrio de la Xerea, en pleno centro histórico de Valencia.
Este año la crisis ha hecho mella en muchas fallas, aunque algunas lo aparenten más que otras, otras arrastran una crisis debida al despoblamiento de algunos barrios de "Ciutat Vella", precisamente las que cuentan con una más larga tradición, esto ha provocado una perdida de identidad respecto a lo que fue su razón de ser.
Comisiones de bajo presupuesto, con pocos falleros y pocos jóvenes que vayan cogiendo el relevo, una edulcuración de la sátira, "leit motiv" verdadero de su nacimiento, un acrecentamiento de motivos más espúreos, el afán de aparentar, de presumir, de figurar..., han ido alejando a las comisiones de sus vecinos, cantera imprescindible para garantizar su supervivencia.
Pero a lo concreto que quería comentar, este año como otros, con paupérrimo presupuesto pero queriendo recoger una crítica al barrio que la acoge, la falla de Mossén Milà a dedicado su monumento a los "graffitis", al fin y al cabo arte tan efímero como la propia falla hecha para un disfrute temporal limitado que permita una creación nueva, basada en la destrucción de la anterior. Gracias a la cooperación no demasiado meditada, más imprevista que otra cosa, hemos llegado al "pensat i fet" típica aportación cultural de nuestro carácter mediterráneo.
El artista fallero, José Luis Sanchís ha hecho para esta plaza un sencillo cuerpo central rematado con dos botes de pintura, por motivos técnicos lo ha pintado en sus cuatro caras con motivos graffiteros, ¿pero y el resto? pues paneles en blanco simulando muros.
Se contactó con un grupo de creadores de arte urbano, de forma casi casual, sin saber lo que podría pasar, estaban trabajando en su taller habitual, la calle y se les propuso hacer lo mismo que estaban haciendo, casi con el mismo fin, pero en otro sitio, en los muros blancos de la falla.
Aceptadas las condiciones económicas, es decir la comisión pone la pintura y vosotros ponéis lo que queráis, con total y absoluta libertad, el "pensat i fet" comenzó ha funcionar, dos días de labor artística en plena calle sobre falsas tapias, un espectáculo impagable y una muestra colorista de diversos estilos del clandestino arte urbano.
Paco, José Luis, Guillermo, Gabriel, Ernesto, Lucas un estudiante sueco de irreproducible apellido, han dejado por tiempo limitado, cuatro días, su obra en la placeta de Mossén Milà y cuando pase el tiempo estipulado, las cenizas darán paso a otra creación, en otro muro, en otra calle o en la misma plaza.
¿Arte asimétrico? tal vez, ¿cultura?, indudablemente.

Para ver la falla: Plaza Mosén Milá (aledaños de Palacio Arzobispal), antes del 20 de marzo.