miércoles, 12 de noviembre de 2008

Mariscal. Los niños siempre dicen la verdad

Hoy en el Levante he leído ésto:


Mariscal dijo que ama a Valencia y viene mucho. "Aunque es un caos y cada vez se parece más a Madrid, con tantas autopistas...". El diseñador insistió en que "hay gente a la que le encanta que todo crezca más, que haya cada vez más autopistas y se eche más cemento" pero mostró su deseo de que "no creciera tanto y tan desordenadamente, con tanto cachondeo".
Aseguró que no le parecía "positivo" cómo se planteó el Museo de las Ciencias , ya que a su juicio "falta un programa y una seriedad". También señaló que hay gente a la que le parece que Valencia necesitaba esto, "estas animaladas", porque así "sale en el mapa".

Aunque obviamente a Valencia no le hace falta nada de esto para ser la ciudad hermosa y a escala humana que siempre ha sido, y que ha atraído al turismo de calidad, tambien desde siempre.

A veces, hace falta gente con ese descaro infantil para decir con sinceridad y sin paños calientes lo que piensa. Como dice mi amiga MsNice, el emperador seguirá siendo el emperador, pero mientras tanto alguien ha gritado que está desnudo.

1 comentario:

Tono G. Ayora dijo...

Nuestros particulares emperadores y sus acolitos, siguen empeñados en decir que el traje es de lo más fresco que se ha hecho nunca, lo demás, envidias de los que no quieren a Valencia.